Poema del día

Siete poemas para esta semana. Selección de Felipe Garrido

Domingo, 22 de Abril de 2018
Por: Felipe Garrido

Un poema al día, para que quienes puedan se lo pongan encima y lo atesoren en la memoria.

Lunes
19

Vivo a merced,
como estas líneas,
contra el tiempo,
como el fantasma
que las lea.
Te miro
caminar desnuda
por el cuarto
y permanezco inmóvil,
como encantado
ante el despliegue
de una danza ancestral.
Todo es presagio:
tiempo oscuro,
oleaje lento,
viento enérgico
y tibio.
Y tu cuerpo
es el alma de un prodigio
inminente:
agua dormida
que arderás, humo
en le noche del comienzo.

Eduardo Hurtado (1950)
Ocurre todavía
Fondo de Cultura Económica, México, 2016

Martes
Aparte del ciclo pluvial…

Aparte del ciclo pluvial,
las regaderas y los sanitarios,
los ruidos más importantes de Fraguas se han ido perdiendo.
–Fan-faneto-neto-fan-fan-faneto-neto-fan-
¿Qué se hizo la máquina de vapor
saliendo de su cueva de bisonte?
¿Qué se hizo el rey mi padre y su tren de esmeraldas,
su cadena de oro, pechera de cobalto,
la sortija de amor entre los dedos?
No hay ojos para mí,
melancólico y calvo busco una calle antigua,
mido la distancia y no es la misma.
¿Qué se hicieron las señales que dejamos,
el aldabón de hierro y la puerta labrada?
Busco los antiguos lugares visitados:
la miscelánea verde, el nombre de una mujer,
la cicatriz del muro. Busco a la bella Adriana,
su cama de latón y el cielo raso;
busco al minotauro ganadero que le abrió las caderas.
¿Qué se hicieron los ruidos de Fraguas?
¿Qué se hizo el yunque de diamante de mi padre
y su tren de esmeraldas?

Víctor Sandoval (1929-2013)
Poesía reunida
Fondo de Cultura Económica, México, 2008

Miércoles
Dos poemas

Madrugada

Rápidas manos frías
Retiran una a una
Las vendas de la sombra
Abro los ojos
Todavía
Estoy vivo
En el centro
De una herida todavía fresca.


Aquí

Mis pasos en esta calle
Resuenan
En otra calle
Donde
Oigo mis pasos
Pasar en esta calle
Donde
Solo es real la niebla.

Octavio Paz (1914-1998)
Salamandra
Joaquín Mortiz, México, 1962

Jueves
Cuando acontece un ángel

Si un ángel llega ¿qué sucede? El ángel es de sustancia diferente. A su paso el tiempo se paraliza o vuela arrebatado. El ángel transmuta las cosas en lo que verdaderamente son.
De los demás, unos lo ven claramente, otros lo entrevén, otros pasan junto a sus ojos y sólo son capaces de verle los zapatos o la tela de su saco, otros ni siquiera eso.
El que ve al ángel y empieza a comprender, lo ama sin reservas y quiere proteger su insólita materia, pero el ángel está protegido como si alguien velara desde siempre su limpia desnudez.
Los que lo miran a medias no importan, sólo pasan, se ríen con él y ya. Lo raro es que los ciegos, más ciegos, no se atreverían a tocarle un pelo de sus alas.
Quien lo ve y lo ama, nada más lo mira, lo escucha con atención, procura entender con las células las cosas de que no se habla o escribe y puede ser que imprevistamente comparta alguna nube en fuga por el universo, algún reflejo profundo, algún destello de un ángel recién resucitado en su propia alma.

Mireya Cueto (1922-2013)
El arrecife y otras divagaciones
UNAM, México, 1997

Viernes
Cuerpos ausentes

La madrugada los sorprende
murciélagos
con su cara enjuta
y tiesa.
Arrasada por la sombra,
insolada, la azotea,
de par en par, hace subir
el vapor honesto de un
pesado cordón.
Mundo sin historia que
tiende sus hilos al sol.
Telégrafos de paño orean
miserias perfumadas y
orgullos desteñidos;
prendas desvestidas de lubricidad
se codean con miniaturas de franela.
Mundo de gatos y gateos,
canastos y cubetas,
mecates, cintas y alambres,
palanganas, jaulas y jofainas.
Por un eje cuelgan geométricos
Rectángulos: magenta, rosa y bermellón
manteles de una fonda.
Suspiros de jabonadura,
charcos irisados
y el viento que se
hamaca en un flojo cordel.
La luna, cómplice
del abandono, serena
los tendederos asustados
de su blancura.

Margarita Mansilla (1953)
Estancias de labor
UNAM, México, 1991

Sábado
Como vitaminas

Voy a darles un ejemplo personal: considero a la poesía uno de los componentes más importantes de la existencia humana; no meramente como un valor, sino como un elemento funcional. Deberíamos prescribir la poesía como recetamos vitaminas.

Je vais donner un exemple personnel: je considère la poésie comme l’une des composantes les plus importantes de l’existence humaine, pas tellement comme valeur, mais comme élément fonctionnel. Nous devrions prescrire la poésie comme l’on prescrit des vitamines.

Félix Guattari (1930-1992)
De una conferencia en Sao Paulo (1982)

Domingo
6

Así crecimos
mi hermana y yo
varas de campo
mirando
si alguna estrella
destilaba maná
vacas flacas en el horizonte
la tía
la abuela
la nina
toda leche nutricia
a los varones
así crecimos
niñas madres
cuidando hermanitos
antes de aprender
en el ropero
no encontramos el regazo
en la alacena
sólo
alimento de alas vacías
ni patio donde gritar

ahora
cuando los hijos
nos piden
vamos al súper
¡oh
cuánta leche
nos sale de la nada:

…diluya una cucharadita
de polvo
en un vaso de lágrimas.

Zelene Bueno (1965)
Niña que piedra
Consejo Estatal para la Cultura y las Artes
Guadalajara, 2010


Comparte esta noticia

La publicación de este sitio electrónico es posible gracias al apoyo de:

Donceles #66,
Centro Histórico,
alcaldía Cuauhtémoc,
Ciudad de México,
06010.

(+52)55 5208 2526
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

® 2022 Academia Mexicana de la Lengua