FIP Lima entrevista al poeta mexicano Eduardo Lizalde

    Miércoles, 10 de julio de 2013. - Noticias sobre: Eduardo Lizalde

    P Lima entrevista al poeta mexicano Eduardo Lizalde
    Foto: Revista Lima gris

    En el hall de hotel Maury encontramos a un gentleman con pinta de cultor del boom latinoamericano. Hablamos de Eduardo Lizalde (1929), poeta y académico mexicano que se encuentra en nuestra patria después de treinta años, para participar en la II Festival Internacional de Poesía de Lima.

    Entre sus obras poéticas se encuentran El tigre en la casa (1970), Memoria del tigre (1983), Tigre, tigre (1985), Antología impersonal (1986), Otros tigres (1995), y Autobiografía de un fracaso(1981) en el género ensayístico.

    Lizalde, más conocido como El Tigre, y hermano del recientemente fallecido y famoso actor de cine y telenovelas Enrique Lizalde, fue también un activista del comunismo en México y formó el grupo “poeticismo”, corriente literaria de la que posteriormente se arrepintió. Su poesía vitaliza la palabra del poeta a través de las experiencias crudas de la vida mediante sus metáforas anecdóticas alusivas al tigre como símbolo.

    “El tigre es una figura fascinante desde los tiempos bíblicos hasta la etapa actual y no creo que haya un escritor que no haya mencionado nunca al tigre. El tigre es la imagen de la muerte, de la destrucción, y además, de la belleza; es solamente un instrumento metafórico”.

    Eduardo Lizalde es un tipo simpático, al que no le cuesta decir las cosas como realmente son. Incluso afirma que pese a su larga y prolífica trayectoria se encuentra insatisfecho de su propia obra, y sobre la poesía afirma que “no sirve para nada”.

    Luego tuvimos una grata conversación que se tornó en entrevista:

    -La literatura latinoamericana ha sido muy intensa

    Una generación de grandes escritores de México es la generación de Octavio Paz que nació en 1914, y sus contemporáneos en la narrativa son José Revueltas, ellos dos eran los más importantes, pero también hay muchos en esa generación. Julio Cortázar por ejemplo, nació en el mismo año que Octavio en 1914, y después aparecen los de Chile, y justo acaba de morir Gonzalo Rojas, el mayor poeta chileno, y la generación de Neruda, y la de Vallejo en Perú es contemporánea de Octavio Paz, y a esa generación, pues todos ellos son poetas nacidos a principios de siglo, Vallejo, Neruda, y otros. Y luego está la generación de Jaime Zarin que murió también hace algunos años, y por supuesto todos los grandes literatos del periodo de Carlos Fuentes, y también está Gabriel García Márquez que ha vivido más en México que en Colombia y evidentemente es uno de los más serios dentro de los más importantes escritores; pero todos ellos mayores que Vargas llosa, incluso yo mismo. A Vargas Llosa lo conocí hace cuarenta años cuando publicó La ciudad y los perros, pues él es siete años menor que yo; como Carlos Fuentes que murió hace año y medio, y éramos exactamente de la misma generación. Y ahora actualmente también hay muchos jóvenes importantes.

    -¿Es cierto que los Infrarrealistas marcaron una época en el quehacer poético de México?

    No. Desde mi punto de vista no marcaron ninguna como poetas, aunque eran escritores disidentes, rebeldes, y graciosos también, pero no más, y menos en poesía. El único realmente importante de los infrarrealistas y que todo mundo lo sabe fue Roberto Bolaño y se hizo muy celebre pero murió muy joven, y también hay muchos otros; están también Fernando del Paso que es un poeta y novelista muy célebre Noticias del imperio es una de sus obras más extraordinarias, notable escritor, más joven incluso que Fuentes, por cinco o seis años, y muchos otros que desaparecieron también hace algún tiempo. Está Jorge Ibargüengoitia, está Galindo, Rosario Castellanos, así pues hay una enorme cantidad de escritores celebres en México, nacidos después de los años cuarenta.

    -¿Cuál fue el grupo que marcó una época dentro de la literatura mexicana?

    Los contemporáneos, y Octavio Paz.

    -¿Hablas en especial de los autores del siglo XX?

    Del siglo XX sí. Pero los contemporáneos desde la primera mitad del siglo XX.

    -¿Y el postmodernista López Velarde?

    Pues él es el padre. López Velarde muere a los treinta y tres años en 1921, pero nace en el siglo anterior, en 1889, y los contemporáneos lo conocen cuando él tenía veinte años y ya era toda una celebridad, mientras ellos tenían doce años, así como Alfonso Reyes también del 89 un gran escritor, ensayista y crítico de una obra enorme. Por ejemplo, la obra de Octavio Paz tiene veinte mil páginas, y hay que tomar en cuenta lo que es eso, era el poeta más importante, y ya era igual que Vargas Llosa, celebérrimo, y tenía una enorme celebridad cuando recibió el premio, ya bastante tarde en 1990, y murió ocho años después.

    -La aventura de los literatos en la política ¿es positiva o negativa?

    Bueno, eso depende de quién. La de Octavio Paz fue muy importante, se convirtió en un gran crítico, una conciencia crítica, y de todos los partidos, no sólo del partido oficial, y tiene obras importantísimas, El ogro filantrópico, su libro más célebre, es una crítica de todas las dictaduras, la rusa, la china, la mexicana, toda. Y tenía toda la razón, era un profeta; Octavio Paz y su gente, su generación, profetizaron la caída del muro Berlín; por cierto, El ogro filantrópico está dedicado a tres o cuatro personas cercanas a Octavio Paz, y uno de los capítulos está dedicado a Vargas Llosa, otra sección: la crítica de la realidad mexicana está dedicada a mí, y a otro escritor importante en México, Gabriel Zaid, poeta y excelente critico, formidable. Tiempo nublado, por ejemplo, es una profecía de lo que iba a ocurrir en Europa en los años ochenta; hay que leer las cosas que verdaderamente marcaron una época, por eso digo que la obra de Octavio Paz es gigantesca, y los infrarrealistas no existen como obra poética, y como obra crítica tampoco. La obra de los detectives salvajes de Bolaño, es muy reciente, y la obra de Fuentes es enorme.

    -La Feria Internacional del libro de Guadalajara está constituida como una de las más importantes en literatura, ¿pero esto se debe a políticas del Estado, o a grupos comerciales cerrados?

    El premio de la Feria de Guadalajara se ha dado a muchísima gente y de todas las tendencias, igual que los premios nacionales, y no creo que tenga nada que ver con la política oficial. Es un negocio gigantesco, allí se contratan los derechos de autor, argentinos, franceses, árabes, rusos, chinos, que llegan a la FIL, por eso cada año se dedica a un país distinto.

    -Y hablando de la última FIL y sus premios ¿Cuál fue tu posición sobre el premio que le otorgó la Feria a Bryce Echenique?

    Es un error del jurado. Conozco bien a Alfredo, es un loco bastante inteligente, además amigo y contemporáneo de Vargas Llosa que también reconoce su talento, es muy buen escritor, pero fue acusado de plagio, entonces hubo una falla del jurado que eligió, por eso no pudo recibir el premio en Guadalajara, pero no es insignificante como escritor y es más bien muy importante, lo otro no tiene nada que ver; los defectos personales y los errores políticos de los escritores no los hacen malos autores. Salvador Díaz Mirón, uno de los más grandes poetas del siglo XIX y XX, principios del XX, nuestro más grande poeta romántico y modernista, fue partidario del presidente Victoriano Huerta, y en el libro de la revolución mexicana eso qué tiene que ver; el poeta López Velarde por ejemplo, fue enemigo de Emiliano Zapata, y qué, eso no hace a la obra menor. Martin Heidegger colaboró con el nazismo y con Hitler, y eso no lo hace un mal filósofo, fue uno de los pensadores más importantes de la historia, entonces las obras son superiores a las personas, ellas trascienden sobre sí mismos, aunque el asunto es muy difícil y misterioso también.

    -En ese sentido, la política siempre está ligada a la literatura

    Siempre. Toda la vida. Incluso cuando no se hace política se está haciendo política, por no hacerla, y precisamente la resistencia a no hacer literatura política se da en las dictaduras. El último premio Nobel chino Mo Yan, que poca gente ha leído, dice: no me dedico a la política, yo soy un hombre apolítico y ajeno a ella, porque sabe que lo van a reprimir si se dedica a la política, que es como ha sucedido, los chinos con una dictadura falsamente socialista actualmente, es un socialismo capitalista, ha llevado a la cárcel a todos los premios Nobel que han dado a China en la última época, y han tenido que exiliarse; nuestros exilios son tradicionales. Los más grandes escritores cubanos murieron en el exilio en la segunda mitad del siglo, Severo Sarduy, por ejemplo, entre muchos otros.

    -Aquí en Perú se dice que si Vallejo hubiera nacido muchos años después, quizá le hubieran otorgado el premio Nobel.

    César Vallejo murió muy joven, pero no lo sabemos porque hay grandes escritores que no recibieron el Nobel; Borges, el más grande ensayista, poeta, e inventor de toda una narrativa y hombre de genio, no recibió el Nobel. Neruda estuvo a punto de no recibirlo, James Joyce nunca lo recibió, y Tolstoi tampoco.

    -¿Qué opinas de Cortázar como autor?

    Un gran escritor. Nos conocimos muy bien, y murió relativamente joven, también íntimo de Octavio Paz, además lo entrevisté cuando estuvo en México por única vez, e íntimo amigo de toda la gente del boom, fue un hombre de enorme talento narrativo, no solo por Rayuela que es su novela más célebre, sino también por sus cuentos. Todos ellos son exactamente los escritores que se comieron a los escritores franceses contemporáneos. Un novelista como Vargas Llosa no existe en Francia, desde luego.

    -Nos dijiste que ya estuviste por Lima alguna vez

    Fue algo particular, yo iba de viaje a Buenos Aires en el año 81, y fue la única vez que pasé por Lima, y Lima en esa época estaba muy destruida, y ahora han remodelado mucho el centro, y sobre ese tema conocí a un autor del libro que se titula Lima la horrible.

    -Te refieres a Sebastián Salazar Bondy

    Así es, y lo traté brevemente, porque efectivamente Lima era una ciudad muy destruida y ahora ha aparecido. Es como México, y como tantos países de Latinoamérica con inseguridad y destrucción de la parte histórica de la ciudad; la remodelación de ciudades tan grandes como la de México, y como Lima y otras, ha sido muy difícil, porque son las ciudades más antiguas de la historia de América latina. Lima y México se fundan al mismo tiempo, y la independencia se declara también en los mismos años, por eso son los grandes centros virreinales y prehispánicos de América latina, como el imperio Incaico y el imperio Azteca, como el Maya y tantos otros.

    -¿Qué te merecen los festivales de poesía?

    La verdad, es muy fatigoso, y sirven a veces bastante poco. Se lee muchísimo y suele encontrar uno a mucha gente y, sobre todo, cuando somos viejos, a gente que ha leído nuestros libros, y se invita a 60 poetas, y el público ajeno a la literatura y a la poesía, que es el más difícil intrincado y abstracto de los géneros, escucha los eternos poemas que pueden leer, gustar, o no. Yo leo poemas de 40 líneas en un recital, y he publicado siete mil versos, y veinticinco libros. A veces en un encuentro literario, algunas cabezas son las que descubren a las personas que van a ser pertenecientes de alguna manera a un futuro destacado. Me ha tocado en la juventud leer en Caracas junto a Pablo Neruda, y junto al argentino Ricardo Molinari, que murió casi a los cien años, Neruda murió tres años después, pero allí alcanzó a oír mis poemas del Tigre en la casa, lo celebró, y lo mismo ocurrió con Octavio Paz y otros autores. En la literatura quienes reconocen a los grandes escritores son los otros grandes, no es el pueblo ni los estudiantes; naturalmente son los críticos. La gran obra científica, musical, literaria, apunta a la cabeza, y son los creadores de la gran literatura, de la gran música, de la gran pintura los que dicen: éste es el bueno, y eso es inevitable. A veces es difícil, porque a poetas o novelistas de enorme celebridad en una época terminan por ser olvidados. Charles Baudelaire, el padre de la poesía contemporánea, murió bastante joven y a la mitad del siglo XIX, y es de quien vienen todos los grandes poetas de la etapa posterior en Francia y América latina, y murió prácticamente inédito, pero actualmente es el poeta más célebre del mundo, y a los novelistas contemporáneos suyos, no los lee nadie. Los hermanos Goncourt por ejemplo, eran los famosos y millonarios escritores de su época.

    -Pero como legado, de allí nació en Francia este famoso premio Goncourt

    Sí, pero las novelas de ellos no las lee nadie; en cambio las de Baudelaire están allí por millones de ejemplares en árabe, en chino, en ruso, en italiano, etc., y hemos escrito mucho sobre eso porque es muy injusto.

    Para leer la nota original, visite:

    http://www.limagris.com/?p=11958

    Para leer la nota original, visite: http://www.limagris.com

    • • Noticias
    • • Multimedia
    • Ingresar

      Ingresar

      Usuario
      Password *
      Recordarme

    Ubicación

    Iztaccíhuatl # 10
    Colonia Florida, alcaldía Álvaro Obregón, 01030, Ciudad de México
    Conmutador: (+52 55) 5208 2526
    Correo electrónico: contacto@academia.org.mx

    La publicación de este sitio electrónico ha sido posible gracias al apoyo de:

     logo sep chlogo fproacademia