Envíenos su pregunta beta

ACADEMIA MEXICANA DE LA LENGUA

Síguenos en Twitter

Resultados en el universo Obras de consulta en línea y la obra Refranero mexicano de Herón Pérez Martínez

Refranero mexicano


    Obras de consulta en línea

    1. abanicos
      abanicos en verano, y los pesos en la mano (f. 66 y 90).
      Refrán popular exclamativo que, en forma de dos hemistiquios octosílabos de rima consonante, señala que es preferible, al hacer negocios, un comprador con dinero en la mano que otro con muchas buenas razones. El Refranero mexicano prefiere siempre lo real a lo que es sólo una promesa o algo simplemente pensado.

    1. abril
      goza, o goce, o gocen, de tu, o de su, abril y mayo, que tu, o su, agosto llegará (f. 66, 70, 90, 116 y 132).
      Refrán que en hemistiquios octosílabos aconseja gozar de la felicidad presente pues será seguida pronto de días aciagos. El texto emplea "tu abril y mayo" para significar metafóricamente el momento presente y "tu agosto" para significar los inevitables tiempos difíciles. Es un refrán en forma de consejo, de enunciación exclamativa, que se usa a guisa de consuelo en situaciones desfavorables al enunciador.

    1. abuela
      de morir yo y mi abuela, que muera mi abuela (f. 37).
      Expresión paremiológica de índole exclamativa basada tanto en la ley de la vida de que la generación más vieja, por haber ya vivido, debe dejar paso a la generación más joven; como en el tópico paremiológico de que primero está uno mismo que los parientes. Se usa cuando, en momentos de conflicto, se toma una decisión a favor de uno mismo.

    1. abundancia
      si hay abundancia de comida y ropa, florecerán la decencia y la virtud (f. 110).
      Sentencia prejuiciosa, de tipo moralizante, que atribuye la indecencia y el vicio a la pobreza. Es posible remitir su origen a círculos religiosos de ascendencia criolla que ven en la pobreza el indicio del mal moral. El sentido predominante de la frase es el literal: dice sólo lo que el texto significa.

    1. acamaronar
      acamaronarse es caerse (f. 49).
      Sentencia paremiológica mexicana originada probablemente entre pescadores que proviene de la percepción popular de que el camarón es perezoso y torpe, por lo que acamaronarse es dormirse y, por tanto, caerse. La frase descansa en el sentido simbólico que se atribuye a “acamaronarse” y se aplica a situaciones en que alguien se atonta.

    1. acción
      acciones son amores, no besos ni apachurrones (f. 35 y 116).
      Refrán sentencia adaptado del refrán español “obras son amores, no buenas razones”, recogido por Martínez Kleiser. El sentido del refrán indica que el amor verdadero se demuestra con hechos, no de otra manera. Se aplica a situaciones en que se habla o promete mucho y no se concreta nada. Con respecto al refrán español, el refrán mexicano restringe el referente a las situaciones amorosas y, aunque conserva la estructura en dos hemistiquios y la rima asonante, pierde el ritmo.

    1. aceite
      sin aceite no anda la máquina (f. 90 y 122).
      Expresión familiar que teniendo como referente un axioma de mecánicos se usa como una forma de insinuar una propina o “mordida”. En Perú, según Santamaría, se usa “en el sentido de que sin aplicación y voluntad no se hace nada bueno”.

  • páginas:123456siguiente

    Mostrando 1032 Elementos


1,032
resultados encontrados

Su búsqueda

  • Universo de Información: x Obras de consulta en línea
  • Obra: x Refranero mexicano

Refine su búsqueda

Buscar en estos resultados