Güey: ¿De dónde viene una de las palabras más mexicanas?

    Lunes, 27 de mayo de 2019. - Noticias sobre: Noticias

    Por Almudena Barragán

    México en una expresión: "No mames"

    En una pregunta: "¿Qué onda?"

    En una sorpresa: ¡Órale!

    Ahora añádale la palabra "güey" al final y contemple algunas de las expresiones más mexicanas que existen. Esa invención corta y deformada es una de las palabras más identitarias del español de México. Ese español que como mencionaba Martín Caparrós, recientemente en El País Semanal, "es la forma más distinta del castellano".

    "Güey" viene de buey, del toro manso y castrado. Del animal de carga que con paso lento araba el campo y torpemente vivía su mansedumbre en el lado opuesto del toro bravo. De tanto llamar "buey" a alguien para criticarlo por su torpeza y su falta de inteligencia, la palabra empezó a sufrir modificaciones que también viven otras voces como 'abuelo' o 'bueno' y que acaban convertidas en "agüelo" y "güeno". Lo que académicamente se llama: "velarización del sonido bilabial oclusivo sonoro en la letra 'b' a la que se le da el sonido de la 'g'", explica Georgina Barraza, lingüista de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. "Ese fenómeno es frecuente cuando tienes una 'b' seguida del diptongo 'ue', y suele estar adscrito a un nivel sociocultural con una escolaridad baja", puntualiza.

    "Por otro lado, hay un fenómeno no sólo exclusivo de México, sino en el español en general donde se suele asociar comportamientos de los animales a la lengua. Se hace una analogía entre la lentitud del buey y una persona tonta, porque es lenta en su discurrir”, agrega Barraza.

    Aunque "güey" comenzó siendo una palabra despectiva y de bajo nivel cultural, durante el siglo XX, se transformó en un concepto mucho más amplio hasta alcanzar un sentido neutro o positivo. La primera vez que el vocativo "güey" apareció escrita en las páginas de una novela fue en 1958. Carlos Fuentes utilizó este coloquialismo en La región más transparente, para plasmar el léxico de diferentes estratos sociales de la Ciudad de México, dice Georgina Barraza.

    José Revueltas también la utilizó en su obra El apando, que cuenta la historia de los presos mientras estuvo preso en la cárcel de Lecumberri en 1969. "En el origen "güey" con 'g' se emplea en contextos muy populares porque los personajes que lo usan son de bajo nivel social: albañiles, presos...”, dice Barraza.

    Según el diccionario de Americanismos, "güey" se utiliza en México, El Salvador y Nicaragua. Sin embargo, la académica de la UNAM reconoce que es muy difícil localizar el origen de este tipo de palabras que se originan en el habla popular y mucho más complejo es datarlo. Georgina Barraza considera que para que una palabra así fuera contenida en obras literarias, al menos debía de contar con "tres generaciones de uso para que fuera lo suficientemente extendida y lexicalizada", situando el origen a principios del siglo XX, finales del siglo XIX.

    Con el paso del tiempo, la evolución del idioma le dio a "güey" otros significados e interpretaciones hasta el punto de que las siguientes generaciones la utilizan no sólo como adjetivo negativo, sino como nombre común para referirse a un amigo, a una persona de manera genérica o para hablar de la pareja sentimental: "Este es mi güey". Este fenómeno se llama "resemantización". Escucha el estribillo de esta canción de Molotov:

    https://www.youtube.com/watch?time_continue=2&v=zQSBtbt8ZyA

    "A 'güey' le pasa como a la palabra 'cabrón'. Con el paso de los años estas palabras negativas pueden cambiar su polo, saltar al polo opuesto y tener nuevos significados", explica la académica de la UNAM. Todo tiene que ver con el poder de esa palabra en el uso, el cambio generacional y el lenguaje que es dinámico. "Cada generación va tomando identidad a partir de crear su propio léxico. Así le pasó a la palabra 'chingada'. Como en la frase: Vivo hasta casa de la chingada (Vivo muy lejos), los hablantes más jóvenes la sustituyeron por ‘verga', porque tiene más fuerza. Sin embargo, para las generaciones anteriores es una palabra muy ofensiva", detalla Georgina Barraza, quien también forma parte de la Comisión de Consultas de la Academia Mexicana de la Lengua.

    "Hay mucha familiaridad en este tipo de palabras. El comportamiento fonológico primero se generó en un contexto popular y ahora se ha extendido en todos los contextos sociales", lo que Georgina Barraza llama “democratización de la lengua”.

    Güey o wey

    Hasta hace algunos años, Barraza reconoce que los lingüistas no habían reparado en que la evolución del lenguaje no solo tenía que ver con las redes sociales, sino también con el soporte en el que se escribía. "Los mensajes SMS y los 140 caracteres de Twitter en un principio obligaban a ser muy escuetos, por eso se empiezan a usar más las abreviaturas", dice. "Escribir en el teléfono es mucho más incómodo y eso conduce a abreviar. La grafía ‘w’ se utiliza porque fonéticamente está cerca del sonido 'güe' y es más fácil de escribir, más en soportes digitales", analiza.

    Aunque güey es una palabra identitaria del español de México, no se puede predecir qué pasará con ella. "Cada construcción tiene su propia historia y viene determinada por las condiciones y características de los hablantes. Una palabra con muchos significados es un arma de doble filo porque se vuelve ambigua y puede ser sustituida. A la vez es muy útil porque sirve para hablar de muchas cosas", dice Barraza.

    La experta en lengua considera que la clave está en que el hablante considere a una palabra parte de su identidad, eso le da una valoración positiva y habrá una tendencia a mantenerla en el tiempo. ¿Se utilizará "güey" dentro de 100 años o quedará sólo para los libros de historia?

    Para leer la nota original, visite: https://verne.elpais.com/verne/2019/05/23/mexico/1558571471_232350.html

    • • Noticias
    • • Multimedia
    • Ingresar

      Ingresar

      Usuario
      Password *
      Recordarme

    Ubicación

    Iztaccíhuatl # 10
    Colonia Florida, Del. Álvaro Obregón, 01030, Ciudad de México
    Conmutador: (+52 55) 5208 2526
    Correo electrónico: contacto@academia.org.mx

    La publicación de este sitio electrónico ha sido posible gracias al apoyo de:

    logo sep chlogo fproacademia